Horario
Lunes a miércoles:
Mañanas: 09:00 a 14:00
Tardes: 16:00 a 21:00
Jueves:
08:00 a 20:00
Viernes:
08:00 a 14:00

965 458 296

info@clinicafisioterapiaelche.com

Las 7 lesiones más comunes del deportista.

Las 7 lesiones más comunes del deportista.

Una mujer en la playa se queja de dolor de espalda
8 junio 2016 /
0 comentarios

Esta es sólo una pequeña guía muy básica, si te reconoces alguno de los síntomas debes consultar a tu médico y a tu fisioterapeuta. Ellos son los profesionales que evaluarán tu lesión y con su ayuda pronto volverás a practicar tu deporte favorito.
Las 7 lesiones más comunes del deportista y del no-deportista. Una contractura, un esguince o una epicondilitis son lesiones muy comunes que no presentan sólo los deportistas. A continuación tienes una lista de las más habituales y pequeños consejos para aliviar el dolor y comenzar la recuperación.

 

Esguince de tobillo.

imagen digital de un esguince de tobilloTodos nos hemos torcido el tobillo alguna vez, sin mayores consecuencias que algo de dolor en la zona. El esguince ocurre cuando al producirse la torcedura se dañan los ligamentos que mantienen el tobillo estable.

El tratamiento clásico del esguince de tobillo es:

  • Aplicar frio a la zona afectada.
  • Compresión con un vendaje elástico.
  • Elevar el tobillo durante unas horas, mientras se aplica el frio y la compresión.
  • Reposo.

En todo caso se debe acudir siempre al médico, para que nos diagnostique que tipo de esguince tenemos y su tratamiento más adecuado. Y, por supuesto, al fisioterapeuta que nos ayudará en la recuperación y rehabilitación del tobillo.

Distensión inguinal.

Se produce cuando estiramos demasido los músculos aductores (los que ayudan a juntar las piernas) y se empiezan a desgarrar. Los deportistas que practican fútbol, baloncesto, esquí o running son los que tienen más probabilidades de padecer esta lesión. La fatiga, baja forma física o poco calentamiento son también factores de riesgo.

Los síntomas son dolor, sensibilidad en la zona al tacto o presión y, en algunos casos, hematoma e inflamación en la ingle. Si no estás seguro de tener una distensión inguinal  puedes hacer algún ejercicio con los aductores, como sujetar una pelota entre las rodillas. Si el ejercicio te produce dolor es muy posible que tengas una distensión.

Los consejos para el tratamiento del esguince te valen para la distensión inguinal: frio, compresión, elevación y reposo, aunque pueden ser un poco más complicados de aplicar en esta zona.

No olvides visitar al médico para confirmar el diagnóstico y a tu fisioterapeuta. Una lesión de este tipo puede tardar mucho en curar, y es necesarioque te guíe un profesional en el proceso.

Tendinitis rotuliana.

imagen digital de una rodilla y el tendón rotulianoLa tendinitis rotualiana es una inflamación del tendón rotuliano, el tejido que une la tíbia con la rótula. Se produce generalmente por sobrecarga debida a movimientos repetidos en la práctica de algunos deportes (salto de altura, running, fútbol…)

Los síntomas más frecuentes son dolor debajo de la rótula, rigidez de la articulación, dolor en el cuádriceps y debilidad en la pantorrilla.

En un primer momento puedes seguir el tratamiento habitual: frio, compresión, elevación y reposo, pero es muy importante acudir a tu médico y a tu fisioterapeuta para confirmar el grado de la lesión y comenzar cuanto antes con la rehabilitación. Esta lesión, si se trata adecuamente, no es grave y se cura con relativa facilidad. En caso contrario, si persistes en la práctica deportiva o no haces caso de los consejos de tu fisioterapeuta, puede llegar a necesitar cirugía y largo periódos de rehabilitación.

Epicondilitis, o codo de tenista.

El codo de tenista no es sólo una lesión propia de jugadores de tenis, padel o golf. Afecta a muchas personas que realizan trabajos con movimientos repetitivos. Se produce por una inflamación de los tendones epicondíleos, que unen el antebrazo y la muñeca con el húmero. La inflamación se produce debido a que los movimientos repetidos producen microlesiones en el tendón, que a largo plazo irritan e inflaman la zona afectada.

El síntoma más habitual es el dolor en el codo, irradiado hacia la muñeca y dorso de la mano.

El fisioterapeuta puede ayudarte a disminuir el dolor y mejorar el estado del tendón aplicando distintas técnicas, como la punción seca para aliviar el dolor o un masaje transverso profundo para mejorar el riego sanguíneo en la zona afectada.

Sindrome patelofemoral o rodilla del corredor.

En realidad se trata de un conjunto de síntomas (dolor al estar sentado mucho tiempo, al subir y bajar escaleras y ruido en la rodilla al flexionarla) de origen no muy definido. Puede deberse al exceso de ejercicio, que produce mayor desgaste en el cartílago; a la falta de ejercicio, que debilita los músculos o a una mala alineación de la rodilla. El sobrepeso y  la excesiva pronación o supinación también son factores de riesgo.

La fisioterapia es fundamental para solucionar este problema, paliando el dolor con neuromodulación o punción seca, estirando y masajeando la zona y ayudando al fortalecimiento de los cuádriceps. Una evaluación biométrica es muy útil al ayudarnos a solucionar los problemas de alineación de la rótula.

Tendinitis del manguito de los rotadores.

También podríamos hablar de la tendinitis de biceps y de la bursitis subacromial. Cualquiera de estas lesiones o todas juntas dan lugar a lo que se llama «hombro de nadador». Esto no significa que solo la padezcan los nadadores, cualquier deporte, o trabajo, que obligue a repetir muchos movimientos por encima de la cabeza, puede dar lugar a sufrir esta patología.

Al principio se suele sentir dolor al terminar de nadar, o de trabajar, en la parte frontal del hombro y hacia abajo. Con el tiempo el dolor se acentúa y se puede sentir al estar en reposo o al acostarse.

El tratamiento inicial es reposo y frio para reducir la inflamación. Es necesaria la intervención del fisioterapeuta para estirar y fortalecer los músculos del hombro.

Contracturas musculares.

imagen digital de diversas contracturasConsisten en una contracción involuntaria  y continuada de un músculo que produce dolor y limitación funcional. Una contractura se puede producir practicando cualquier deporte, en realidad, se puede producir en cualquier actividad diaria. El estrés, sobrecarga debida a un esfuerzo, hidratación inadecuada o el sedentarismo pueden producirla.

Si bien no son lesiones graves, si pueden ser muy dolorosas y molestas. Para prevenirlas es necesario calentar correctamente antes de empezar a hacer deporte, hidratarse y estirar a conciencia al finalizar.

Aplicar calor en la zona afectada es la primera medida antes de acudir a tu fisioterapeuta que con distintas técnicas, masaje, electroterapia, punción seca o neuromodulación, aliviará el dolor y recuperará la función del músculo afectado.

En el caso de nuestra clínica, en todas estas lesiones el fisioterapeuta valorará el estado de la lesión con ayuda de un ecógrafo de alta resolución, y decidirá el uso de técnicas de fisioterapia invasiva como electrolisis (EPI), punción seca, neuromodulación o mesoterapia.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2019 Clinica Fisioterapia Avanzada Francisco Ortega. Todos los derechos reservados.
Diseño web por Redolí Informática.